viernes, 9 de mayo de 2008

Muerte súbita



Click.

Y aquel golpecito sobre una fisura reciente que iba de lado a lado, hizo saltar en añicos su frágil corazón de cristal de murano.

Fuera, la línea que sostiene el peso del cielo se diluía por las lágrimas violadas que derramaba el ocaso.


10 comentarios:

Bandini dijo...

Tema espinoso el de la muerte súbita, el de la muerte instantánea... la muerte instantánea es como el café instantàneo: una mierda.

Besos.

Aura dijo...

Maldito el click que trae el punto y final. Bendito el click que hace partir de cero, todo un reto.

Besitos

Anónimo dijo...

Y maldito el click que al colgar el teléfono se lleva tu voz. Y bendito el click de la puerta cuando entras en mi habitación. En ese momento muere instantáneamente el odio que te tengo, hasta que de nuevo escucho tu súbita despedida. Vas a violar al primer y fragil corazón de murano que te deje penetrar en su cálido cuerpo.
Ya nos conocemos. Borraste de tu diccionario la palabra amor.

María.

lunazul dijo...

* Bandini, muchas cosas en esta vida son eso, precisamente. Pero.. c´est la vie.
Besos.

* Aura, me gusta que veas ese lado positivo también :)

Un besito, nena.


* María, qué buen trabajo: has creado un microrrelato basándote en el mío y en los comentarios, jeje!
Ya vi que tomaste otra acepción de "violadas", jeje!

Un beso, guapa!

el Mèlich dijo...

Mi ratón tiene un par de clicks como un par de cojones.
Los hombre decims "par de cojones" por nuestro machismo reaccionario.Sólo tenemos unos cojones, no un par, imbéciles!!
Però, a lo que íbamos: al tema de los clicks de mi ratón.
Como que los Diez o Doce Mandamientos (ahora han incluido el aborto i los matrimònios homosexuales) prohiben matar y, por ahora, está mal visto hacerlo, así por las buenas (todo se andarà), yo que tengo instinto assessino como vosotr@s ( Quién no ha dicho alguna vez: "es pa matarlo"), me vengo (de venganza) del vecindario, matándolo con mi ratón cibernético, el más criminal y asesino de los ratones.
Lleno la pantalla de mi PC de páginas i más páginas personales: Las que detesto y las que odio visceralmente (vosotr@s no detestais? Qué suerte!) y, quando me parece que ya tengo suficientes condenados en la punta de la flechita, disparo mi click y el ratón ametralladora hace una carniceria. Como desaparecen UUUUaaaalAAA! Lo que más me gusta es quando sale el cartelito: "¿De verdad quiere cerrar pestañas? esta página o este documento?" Yo digo,"claro, no te jode, de pestañas nada todo entero!" y aprieto el lomo del raton que dispara clicks con más saña
JA JA JA JA JA JA (Risa energúmena)

Para vosotr@s, un dulce click ...os mataria de amor...


CiberMèlich desde el fondo de cronopilandia.

Piluchi... dijo...

Prefiero como dice Aura, que me hace partir de cero... aunque son inevitables los cliks que te parten el corazón y el alma en dos...

Un beso gordo nenita...

CARMEN dijo...

Hermosa forma de expresar, ese paso de la vida a la muerte.
Me gusta pasarme por aqui.
Un besote.

Alatriste dijo...

Una metáfora preciosa y una manera muy especial de escribir como siempre.

La verdad es que te expresas con una gran sensibilidad y tu blog derrocha dulzura por cada poro de su cibernética piel.

Soy un visitante asiduo desde que tuve la gran suerte de descubrirte y como dice Carmen, me gusta mucho pasarme por tu bella luna azul.

Soy tan admirador tuyo, que me he tomado la licencia de poner un enlace en mi página hacia tu blog. Así que espero que no te importe estar enlazada. Je, je, je.

Bueno niña, te agradezco mucho la visita que me hiciste a mi humilde desván y espero que esto sea el comienzo de una bonita amistad.

Nos seguimos leyendo si te apetece. Un beso fuerte paisana y hasta pronto.

lunazul dijo...

*Mèlich, ya veo que la capacidad creativa no te abandona, jejeje! Me he reido mucho con esa imagen tuya, ratón en mano, jeje!

Un besote!

* Pilu, mejor tomar la parte positiva de la vida, eso desde luego; pero como bien dices a veces es inevitable. Con el tiempo todo se ve desde otra perspectiva, ya lo creo :)

Por cierto, sigo sin ver los comentarios de tu última entrada.. tu blog me odia... buaahh! Jejej!

Un abrazo enorme, guapa )

lunazul dijo...

* Carmen, más que un paso de la vida a la muerte era algo así como una muerte en vida, una gota que colma el vaso, un corazón resquebrajado que termina rompiéndose del todo por un motivo en apariencia nimio.

Aunque después de vuestros comentarios ya veo la cantidad de lecturas que puede tener este microrrelato, jeje!

Un beso, nena :)


* Alatriste, gracias por tus palabras, y para nada me importa que me enlaces, al contrario, gracias también por ello.

Nos seguimos leyendo, claro que sí. Un besote, paisano :)