sábado, 2 de febrero de 2008

Rara..




Es cierto, puede que esté secándome, o como diría yo, enmudeciendo latidos. Culparé a la arritmia del destiempo y al tabaco. O tal vez, simplemente, a que llevo un tiempo en el que me apetece más leer y escuchar que deshacerme sobre el teclado.

Esta noche me invade una melancolía extraña y, aunque sé que no debí, releí palabras de amor, mías y ajenas; releí y reviví sentimientos que aunque pretendo olvidar procuro conservar porque el día que los pierda estaré muerta.
Recordar no es malo si sabes cómo hacerlo. Eso me lo repito constantemente; pero hoy la nube de arena me atrapó y estoy sola en mitad del desierto.

Lo más curioso de todo es que sea a ti a quien extrañe.

4 comentarios:

Bandini dijo...

Ya lo ves...

ya lo ves, a veces la arena nos vuelve del revés los relojes, nos acorrala contra viejas fotografías, nos regresa a sabores y a tactos y a olores que creíamos acomodados al fondo del desván de las promesas incumplidas. Ya lo ves. Ya lo ves, a veces el cristal de los retrovisores del alma nos apuñala la desidia y el ahogo, nos sacude las solapas del corazón y nos desvela palabras que se mordieron un día los labios, que se blindaron contra nuestro rito contra la lluvia y el calendario. Ya lo ves. Ya lo ves, a veces nuestra espalda ve más claro que nuestros ojos, las ventanas muestran vistas a papeles arrugados, los dedos recuperan poros custodiados por agujas. Ya lo ves. Ya lo ves, a veces el pasado es una vecino que llama a nuestra puerta y nos derrama la sal en los padrastros de los dedos, nos torea las sonrisas y los bailes, nos gana un turno apostando por nones a los chinos. Ya lo ves...

ya lo ves...

Lunazul dijo...

Merece la pena estar rara y melancólica si me regalas cositas así.. :)

Un beso.

Paula dijo...

uff ante regalos asi yo tb me pondría melancolica..jejeje

porq será, lunazul, q ultimamente todos andamos melancolicos?? será la edad??? espero q no ehhh...

mil sonrisas para ti y el novio...

Lunazul dijo...

Bueno, Paula, lo de estar melancólica supongo que será por el frío, las noches de música y pensamientos... no sé, un poco de todo. A veces, sin saber bien por qué, te da por recordar viejas historias, y esos recuerdos te ganan la batalla. Eso sí, no pierdo la sonrisa por mucho tiempo, eh... siempre hay algún amigo cerca.. y eso ayuda muchísimo :)

Lo de la edad... jajaja, calla, calla, que yo siempre he sido una nostálgica, aunque nos hagamos mayores, jeje!

Un abrazo, nena :)